Marco Jurídico

Roles Gobernador Regional -
Delegado Presidencial


El Gobernador Regional es una autoridad elegida en votación popular y dura cuatro años en el desempeño de sus funciones, pudiendo ser reelegido consecutivamente sólo para el período siguiente. Es el órgano ejecutivo del Gobierno Regional y además preside el Consejo Regional.

Entre sus roles más relevantes le corresponde formular políticas de desarrollo de la región, considerando las políticas y planes comunales respectivos; someter al Consejo Regional las políticas, estrategias y proyectos de planes regionales de desarrollo y sus modificaciones; promulgar, previo acuerdo del Consejo Regional, el plan regional de ordenamiento territorial, los planes reguladores metropolitanos e intercomunales, comunales y seccionales y los planos de detalle de planes reguladores intercomunales; someter al Consejo Regional la propuesta de territorios como zonas rezagadas y su respectivo plan de desarrollo; y solicitar al Presidente de la República, previo acuerdo del consejo regional, la transferencia de una o más competencias de los ministerios y servicios públicos creados para el cumplimiento de la función administrativa. De este modo, tareas, en materia de ordenamiento territorial, fomento de las actividades productivas y desarrollo social y cultural, que hoy son ejecutadas por ministerios y servicios públicos, podrán ser traspasadas a los gobiernos regionales.


Los delegados Presidencial Regionales y Provinciales (nuevos cargos que reemplazarán a los Intendentes y Gobernadores), se concentrarán en aquellas tareas correspondientes a su rol como representante del Presidente de la República en el territorio regional y provincial, respectivamente, serán nombrados por éste y se mantendrá en sus funciones mientras cuenten con su confianza.

Sus atribuciones están relacionadas con materias de gobierno interior; orden público y resguardo de las personas y bienes; además de aplicar administrativamente las disposiciones de la Ley de Extranjería, entre otras. Asimismo, les corresponderá la coordinación y supervigilancia de los servicios públicos desconcentrados que operan en la región y la provincia y que dependan o se relacionen con Presidente de la República a través de un Ministerio.